Paradoja de la definición de ahorro

Paradoja de la definición de ahorro
Category: Tasas De Interés
Author:
13 enero, 2021

¿Cuál es la paradoja del ahorro?

La paradoja del ahorro, o paradoja del ahorro, es una teoría económica que postula que los ahorros personales son un lastre neto para la economía durante una recesión. Esta teoría se basa en el supuesto de que los precios no se aclaran o que los productores no se ajustan a las condiciones cambiantes, contrariamente a las expectativas de la microeconomía clásica. La paradoja del ahorro fue popularizada por el economista británico John Maynard Keynes.

Comprender la paradoja del ahorro

Según la teoría keynesiana, la respuesta adecuada a una recesión económica es más gasto, más asunción de riesgos y menos ahorros. Los keynesianos creen que una economía en recesión no produce a plena capacidad porque algunos de sus factores de producción (tierra, trabajo y capital) están desempleados.

Los keynesianos también argumentan que el consumo, o el gasto, impulsa el crecimiento económico. Por lo tanto, aunque tiene sentido que las personas y los hogares reduzcan el consumo durante tiempos difíciles, esta es la receta incorrecta para la economía en general. Un retroceso en el gasto agregado de los consumidores podría obligar a las empresas a producir aún menos, lo que agravaría la recesión. Esta desconexión entre la racionalidad individual y grupal es la base de la paradoja del ahorro. Un ejemplo de esto fue presenciado durante la Gran Recesión que sucedió a la crisis financiera de 2008. Durante ese tiempo, la tasa de ahorro para el hogar estadounidense promedio aumentó de 2.9 por ciento a 5 por ciento. La Reserva Federal redujo drásticamente las tasas de interés para impulsar el gasto en la economía estadounidense.

La primera descripción conceptual de la paradoja del ahorro puede haber sido escrita en “La fábula de las abejas” de Bernard Mandeville (1714). Mandeville abogó por un mayor gasto como clave para la prosperidad, en lugar del ahorro. Keynes le dio crédito a Mandeville por el concepto en su libro “La teoría general del empleo, el interés y el dinero” (1936).

Conclusiones clave

  • La paradoja del ahorro es una teoría económica que sostiene que los ahorros personales pueden ser perjudiciales para el crecimiento económico general. Se basa en un flujo circular de la economía en el que el gasto actual impulsa el gasto futuro.
  • Pide una reducción de las tasas de interés para impulsar los niveles de gasto durante una recesión económica.
  • Los críticos de la teoría afirman que ignora la ley de Say, que exige la inversión en bienes de capital antes de que se pueda lograr cualquier nivel de gasto, y no tiene en cuenta la inflación o la deflación de precios.

Modelo económico de flujo circular

Keynes ayudó a revivir el llamado modelo de “flujo circular” de la economía. Esta teoría establece que un aumento en el gasto actual impulsa el gasto futuro. Después de todo, el gasto actual genera más ingresos para los productores actuales. Estos productores despliegan racionalmente sus nuevos ingresos, a veces expandiendo el negocio y contratando nuevos trabajadores; estos nuevos trabajadores obtienen nuevos ingresos, que luego pueden gastarse.

Para impulsar el gasto actual, Keynes abogó por tasas de interés más bajas para reducir las tasas de ahorro actuales. Si las bajas tasas de interés no generan más préstamos y gastos, dijo Keynes, el gobierno podría comprometerse en un gasto deficitario para cubrir la brecha.

Problemas con la paradoja del ahorro

El modelo de flujo circular ignora la lección de la ley de Say, que establece que los bienes deben producirse antes de que puedan intercambiarse. Las máquinas de capital, que impulsan niveles más altos de producción, requieren ahorros e inversiones adicionales. El modelo de flujo circular solo funciona en un marco sin bienes de capital.

Además, la teoría ignora el potencial de inflación o deflación. Si un mayor gasto corriente hace que los precios futuros aumenten de manera concordante, la producción y el empleo futuros se mantendrán sin cambios. De manera similar, si el ahorro actual durante una recesión obliga a caer los precios futuros, no es necesario que la producción y el empleo futuros disminuyan como predijo Keynes.

Por último, la paradoja del ahorro ignora la posibilidad de que los bancos presten los ingresos ahorrados. Cuando algunas personas aumentan sus ahorros, las tasas de interés tienden a bajar y los bancos otorgan préstamos adicionales.

Keynes respondió a estas objeciones argumentando que la ley de Say era incorrecta y los precios son demasiado rígidos para ajustarse de manera eficiente. Los economistas siguen divididos sobre los precios rígidos. Está ampliamente aceptado que Keynes tergiversó la ley de Say en su refutación.

Ejemplos de la paradoja del ahorro

Ivan es dueño de una fábrica que produce componentes para computadoras. La fábrica se encuentra entre los mayores empleadores de la ciudad XYZ. Ha planeado expandir su capacidad de producción instalando más máquinas y contratando nuevos trabajadores. Sin embargo, se produce una recesión e Iván vuelve al modo de ahorro. Despide trabajadores y deja de operar la máquina durante la noche. Los trabajadores industriales desempleados, que no tienen ingresos para gastar, también comienzan a ahorrar, reduciendo la demanda de bienes producidos por la fábrica de Iván. Los trabajadores industriales desempleados también se suman al gasto general de la ciudad en beneficios sociales y su economía se debilita.

Otro ejemplo de la paradoja del ahorro durante la Gran Recesión fue el caso de los jóvenes de 25 a 29 años que se mudaron con sus padres. El porcentaje de esas personas aumentó del 14 por ciento en 2005 al 19 por ciento en 2011. Si bien la medida ayudó a las familias a ahorrar dinero en alquiler y otros gastos, causó daños estimados en hasta $ 25 mil millones por año a la economía.